Últimas recetas

Presentación de diapositivas de los mejores sándwiches nuevos de Estados Unidos de 2012

Presentación de diapositivas de los mejores sándwiches nuevos de Estados Unidos de 2012


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

# 1 sándwich de desayuno irlandés - Beachside, San Francisco

Cuando se trata de comidas escandalosamente carnosas, es difícil superar un desayuno irlandés completo, que siempre debe incluir gruesas rebanadas de tocino salado, sabrosas salchichas irlandesas y rebanadas circulares de budín negro (sangre) y budín blanco (avena y grasa de cerdo). Pero, ¿y si pones todos esos ingredientes en un sándwich? Claramente, sería inmejorable. Junto a la playa El sándwich tiene todos esos productos porky, además de un huevo frito y una rodaja de tomate a la parrilla, solo ligeramente adornado con una fina capa de alioli de ajo untado en el pan crujiente y una "salsa marrón" casera con tamarindo en el lado para mojar.

# 2 Coliflor asada - No. 7 Sub, Brooklyn, N.Y.

No. 7 Sub El chef Tyler Kord puede hacer cosas asombrosas con la carne, pero nos ha impresionado mucho su asombrosa habilidad para convertir verduras tradicionales en emocionantes creaciones de sándwiches (su sub de coles de Bruselas hizo nuestra lista original de los mejores sándwiches nuevos). Cuando el No. 7 se expandió a Brooklyn este año, agregó esta creación de coliflor que sí, suena como algo que podría haber creado un niño drogado de 9 años, pero definitivamente está aprobado por un adulto. Los floretes de coliflor salteados están cubiertos con pasas doradas, cebolletas, papas fritas y aderezo francés ahumado, para una comida vegetariana realmente satisfactoria.

# 3 DUC - Xe May, Nueva York

Puede que este no sea el único banh mi en la lista, pero este en el nuevo lugar de sándwiches de East VillageXe mayose lleva la palma yendo mitad vietnamita, mitad italiano, para quizás el sub de albóndigas más loco jamás creado. Las albóndigas a la parrilla se cubren con salsa de tomate casera y provolone, pero se terminan con el tratamiento completo de banh mi: cilantro fresco, zanahorias en escabeche, daikon, pepinos y mayonesa de chile, todo servido en una baguette crujiente.

# 4 Donut de queso a la parrilla - Tom + Chee, Cincinnati

Ha habido muchos quesos locos a la parrilla apareciendo en todo Estados Unidos este año, pero ninguno hace que nuestra saliva fluya como la versión simple pero genial en Cincinnati's Tom + Chee. ¿Realmente se puede argumentar que un queso a la parrilla no sería mejor si se coloca entre dos rebanadas de rosquilla a la parrilla en lugar de pan? No, no puedes.

# 5 Garlic Bomb - Jake's Sandwich Board, Filadelfia

Claramente, Filadelfia no está permitiendo que Virginia reclame la corona de cheesesteak por el momento, y Tabla de emparedado de Jake se ha acercado a la mesa con quizás la creación definitiva para los amantes del ajo. Un panecillo crujiente se cubre con ajo casero para untar, y luego se cubre con filete de costilla y provolone derretido, más ajo salteado en la parte superior y el ajo pieza de resistencia: dientes de ajo enteros rebozados, crujientes y fritos.

# 6 Ebbett's Cuban - Ebbett's Good to Go, Área de la Bahía de San Francisco

Otro clásico con el que es difícil meterse, hay muchos cubanos modernos que no están a la altura del verdadero negocio. No es así con la versión promocionada por el camión de comida ambulante del Área de la Bahía Ebbett's Good to Go. El cerdo desmenuzado Niman Ranch asado a fuego lento y el jamón artesanal hacen la combinación perfecta de cerdo con cerdo, mientras que Gruyére trae la sustancia pegajosa, un panecillo crujiente de Acme proporciona el crujido y todo se remata con salsa de jalapeño y mayonesa de chipotle.

# 7 Cheesesteak de conejo - La Fromagerie, Alexandria, Va.

Parece haber un cheesesteaks se volvió una tendencia salvaje barriendo la nación, y aunque los habitantes de Filadelfia tradicionales probablemente no aprueben esta versión, Endless Simmer está de acuerdo. Tienda en el área de D.C. La Fromagerie sustituye el típico bistec por lonchas de conejo estofado parisino; subs mozzarella ahumada para el genio; y remata toda la chapata con puré de zanahoria y cebolla caramelizada.

# 8 Chicharrónes Banh Mi - Ink.Sack, Los Ángeles

Hay un millón de banhmis en Estados Unidos hoy en día, pero esta versión en particular de El mejor chef el campeón Michael Voltaggio es sobresaliente. En su nuevo Saco de tinta tienda de sándwiches, tiernas rebanadas de panceta de cerdo y colilla de cerdo cubiertas con verduras en escabeche, más el pateador: crujiente chicharrones (chicharrones fritos), creando una increíble bomba de cerdo multicultural.

# 9 Pane e Panelle - Bar Stuzzichini, Nueva York

Los garbanzos pueden encasillarse como funcionando solo en forma de falafel, pero resulta que las bolas no son todo lo que pueden hacer. El panelle es en realidad un antiguo bocadillo de comida callejera siciliana: garbanzos y harina formados en tiras ligeras y aireadas y fritos en aceite de oliva. StuzzichiniEl sándwich revive ese clásico y lo perfecciona, colocando capas de crujientes tiras de panelle en un panecillo tachonado de sésamo, entre niveles de ricotta suave y quesos caciocavallo. El resultado es un sándwich ligero pero adictivo que te hará maldecir cada envoltura de falafel demasiado densa que haya cruzado tus labios.

# 10 The Noble Pig - Sándwiches de Noble Pig, Austin, Texas

Texas puede ser mejor conocido por su carne de res, pero quizás no por mucho tiempo, si los chefs John Bates y Brandon Martinez tienen algo que decir al respecto. Su hijo de un año y medio Cerdo noble sirve un sándwich homónimo que de alguna manera combina todo lo hermoso de los productos de cerdo en un sándwich verdaderamente excepcional. Carne de cerdo tierna desmenuzada, lonchas de jamón picante y trozos crujientes de tocino se mezclan, se cubren con queso provolone y se sirven en pan tostado horneado en la casa, para una trifecta de cerdo que golpea todos los lugares.


America & # 8217s Mejores sándwiches nuevos & # 8212 2012

¿Quieres bocadillos? Tenemos bocadillos. El año pasado, Endless Simmer & # 8217s post on America & # 8217s Top 10 New Sandwiches fue nuestra historia más leída de 2011, e incluso ayudó a convertir The New Luther en un fenómeno de ventas. Pero los artesanos de sándwiches de Estados Unidos no han dejado de innovar y nosotros no hemos dejado de salivar. Así que aquí vamos, para su placer de babear en el trabajo, este año & # 8217s list of America & # 8217s top 10 nuevos sándwiches más locos, encantadores, cursis y creativos.


Los 5 mejores sándwiches nuevos de Estados Unidos

En un buen sándwich, cada componente, ya sea la carne protagonista o el condimento picante o el pan casero, puede sostenerse por sí solo. Pero en el mejor sándwich, todos estos componentes sobresalientes se fusionan para convertirse en algo más grande que ellos mismos. Ese es el caso de nuestros sándwiches más memorables del año pasado.

Sándwich del año: The Classic Lox Sandwich
Filadelfia Style Bagels, Filadelfia

La verdad es que cualquier combinación de ingredientes que pongas entre estos bagels increíblemente sabrosos, ya sea hummus, atún o tocino, lechuga y tomate, te cambiará la vida. A riesgo de iniciar una rivalidad entre ciudades con Nueva York, creemos que Collin Shapiro y Jonathon Zilber están haciendo algunos de los mejores bagels del país. ¿Qué los hace tan geniales? Se fermentan en pequeños lotes, se enrollan a mano, se hierven en cerveza local Yards (eso es lo que los hace al estilo de Filadelfia) y se hornean sobre tablas de madera. El resultado es un bagel pequeño, agradablemente denso y masticable con una corteza superior. Dicen que un sándwich es tan bueno como el pan que usas. No podríamos estar más de acuerdo.

Sándwich de pastel de carne de Nana
Mekelburg's, Nueva York

No sabemos si Mekelburg's es el primer lugar que sirve papas al horno cubiertas con caviar y sándwiches épicos en un espacio a nivel de jardín con todo el ambiente de un sótano suburbano. Pero podemos decir con seguridad que es el mejor lugar para hacerlo. El tierno pastel de carne con salsa y ricotta fresca es alucinante.

Filete de queso
Boeufhaus, Chicago

Por mucho que nos guste el ambiente poco iluminado de Boeufhaus por la noche, hay una cosa muy importante que falta en el menú de la cena: los bocadillos. Estos, como el bistec de queso fuera de este mundo con una pila de chuletón finamente afeitado y queso americano blanco en un panecillo tostado, solo se pueden obtener en el almuerzo.

Sándwich de pastrami
Whitfield, Pittsburgh

No hay escasez de bocadillos asombrosos en el 'burgo. Es hora de agregar uno más a la lista: las rebanadas de pullman colmadas con pechuga ahumada y cortada en casa y cubiertas con ensalada de vinagre de malta en este restaurante del Ace Hotel.

Cabrito Kebab
Rapscallion, Dallas

En algún lugar entre un taco y un giróscopo se encuentra esta cosa de pan plano con cabeza de cabra. Todo lo que necesita saber es que es desordenado y delicioso y está cubierto con yogur de Alepo, cáscara de sandía en escabeche y pistachos tostados.


14 de las recetas de sándwiches más esenciales de Estados Unidos

Porque los sándwiches son la comida estadounidense por excelencia.

Eche un vistazo a los sándwiches más populares de todo el país. Cada región está representada por el sur, el noreste, el medio oeste, el oeste y el Pacífico.

Si no está familiarizado con el Gerber, permítanos desglosarlo por usted: este sándwich de jamón y queso provolone de cara abierta utiliza pan francés crujiente espumoso con mantequilla de ajo. Termine esta obra maestra de St. Louis brindándola para obtener un acabado pegajoso y cursi.

Un alimento básico del picnic del sur que obtiene su mordisco del queso cheddar y los pimientos chipotle, esta versión obtiene un toque extra con tomates verdes fritos crujientes en capas entre pan asado.

Directamente de Nueva Orleans, este clásico de Luisiana presenta camarones fritos bañados en una rica salsa remoulade picante servida en un panecillo con mantequilla.

Primero servido en Louisville's Brown Hotel, este sándwich de cara abierta a la parrilla está lleno de pavo, tocino, tomates y salsa de queso.

Cualquiera que haya visitado Central Grocery de Nueva Orleans sabe lo delicioso que es esta mezcla de carnes frías y ensalada de aceitunas y trata de recrear la magia en casa con esta receta.

Local de Binghamton, Nueva York, el pollo para este sándwich se marina (aquí con limón, aceite de oliva y hierbas), se asa a la parrilla a la perfección y se presenta en pan italiano suave.

Otro original del estado de Nueva York, este no es su sándwich de rosbif estándar. La carne de res rara y fina recibe un toque especial del rábano picante y el rollo de kummelweck, cubierto con sal y semillas de alcaravea.

Ya sea que crea que los mejores rollos de langosta del país provienen de Maine o Connecticut, no se puede negar que estos sándwiches de mariscos son deliciosos. Esta versión simple incluye langosta fresca de Maine, limón, mantequilla marrón y panecillos estilo Nueva Inglaterra.

El lomo de cerdo se machaca finamente y se cubre con una masa extra crujiente con galletas saladas trituradas y migas de panko, luego se fríe para hacer este sabroso sándwich, que es especialmente popular en Indiana.

Este abundante sándwich presenta una mezcla de carne de res deshebrada a fuego lento, giardiniera y pimientos rojos, cubierta con queso mozzarella sobre pan italiano.

El jurado está deliberando sobre si este sándwich clásico se inventó en Omaha, Nebraska o la ciudad de Nueva York, pero de cualquier manera, puede obtener su solución de carne en conserva con esta receta de Reuben, empapada en el aderezo Thousand Island y cargada sobre pan de centeno.

También conocido como sándwich occidental, este clásico está hecho con huevos recién batidos, jamón cortado en cubitos, champiñones y pimientos morrones. Coloca la tortilla entre dos rebanadas de pan con mantequilla y tendrás un delicioso almuerzo (¡o desayuno!).

Los mejores aguacates en los EE. UU. Provienen de California, por lo que si va a comer un sándwich de la costa oeste, ¡es mejor que tenga al menos algunas rebanadas de esta cremosa fruta verde!

Este sándwich, nacido en Los Ángeles (dos restaurantes afirman haberlo inventado), presenta rosbif rebanado cubierto con queso, servido con una guarnición de salsa au jus caliente.


Sándwiches favoritos de Estados Unidos

Cuando un hábil sirviente del siglo XVIII colocó un poco de carne entre dos rebanadas de pan para que John Montagu, el hambriento cuarto conde de Sandwich, no tuviera que abandonar la mesa durante un intenso juego de cartas, creó sin sospechar nada la historia culinaria. Aunque la población británica nunca hundió completamente sus dientes en esta nueva idea, más allá de desarrollar una afición por el delicado sándwich de té, la gente del otro lado del Atlántico llegó a abrazar el concepto con entusiasmo, encontrando infinitas variaciones sobre el tema. Alrededor de la época de la Guerra Civil estadounidense, los sándwiches se servían como una cena sencilla ocasional y, a veces, se empaquetaban en las mochilas de los viajeros. A mediados del siglo XX, el sándwich se había convertido en una importante tradición a la hora de comer y estaba en camino de convertirse en un ícono de la comida estadounidense.

En la foto: Adornado con "las obras" (lechuga, queso, tomate en rodajas, cebollas salteadas, encurtidos y salsa de tomate), la hamburguesa All-American es la comida por excelencia de este país en un panecillo. El sándwich, que data de 1884, se hizo inmensamente popular en la década de 1950 y desde entonces sigue siendo un ícono muy querido.

Hoy en día, las variaciones del Great American Sandwich son los tipos de comida más populares en nuestro país. La evolución del bocadillo se ha enriquecido con nuestro legado culinario regional y cultural. Al combinar ingredientes locales con las tradiciones culinarias del Viejo Mundo, continuamos elevando y celebrando la costumbre y la conveniencia de estas sabrosas comidas de mano. Con un respetuoso asentimiento, reunimos esta muestra de sándwiches únicos de todas las regiones del país. Desde el noroeste del Pacífico, el histórico sur profundo, el corazón de Estados Unidos y la costa rocosa de Nueva Inglaterra, hemos encontrado sándwiches exclusivos que caracterizan la abundancia de nuestra tierra, así como los legados culinarios locales, y agregamos nuestros propios adornos distintivos. Los 11 sándwiches clásicos de nuestro menú de este mes reflejan un bocado de historia, ya que destacan los sabores regionales y el ingenio del cocinero estadounidense en la cocina.

En la foto: La carne de res, en este caso solomillo en rodajas finas, también gobierna en el filete de queso Philadelphia bañado con cebolla y pimienta, un invento de la década de 1930.

En capas entre rebanadas de pan integral, aguacates cremosos, brotes frescos y un sabroso queso de cabra para untar, agregan color y carácter a nuestro vegetariano Healthy Californian.

En Maine, la ensalada de langosta fría dentro de un pan tostado es una forma popular de comida rápida. Hemos embellecido el rollo de langosta regional agregando tocino, lechuga y tomate.

Dos tostadas: nuestro Pilgrim Sandwich (izquierda), a veces llamado Miles Standish, reúne los sabores que hemos llegado a asociar con la cena de Acción de Gracias entre rebanadas de pan de centeno. Observe cómo desaparecen las sobras de pavo cuando se combina con compota de arándanos frescos y queso crema con sabor a salvia. Se cree que se originó en los vagones club de los trenes de pasajeros estadounidenses, el Clubhouse Sandwich (derecha) - mejor conocido simplemente como el "Club" - apila tres niveles de pan blanco tostado con ensalada de pollo clásica, tocino crujiente, lechuga crujiente y tomate jugoso.


6. Pibil Torta & # 8212 Xoco, Chicago

Mejorar la comida callejera mexicana se ha convertido repentinamente en una tarea candente para los altos chefs de todo el país, aunque los resultados a menudo nos hacen suspirar por lo real. No es así en la tienda de sándwiches Rick Bayless & # 8217 Chicago, donde las tortas horneadas en el horno de leña llevan a los mexicanos a niveles que no sabíamos que existían. En este sándwich, se sirven hebras sedosas de cochinillo asado sobre pan crujiente untado con frijoles negros y achiote pegar, luego terminar con una capa de cebollas encurtidas y salsa de habanero. El Pibil puede estar a un ingrediente adicional de ser una historia de desastre de Top Chef, pero tal como está, es la perfección en el pan.


Incluso aquellos que no tienen opiniones firmes sobre la barbacoa sureña pueden respaldar el sándwich de puerco desmenuzado. Obtuvo una aprobación del 65% de los encuestados de YouGov.

Shutterstock

El clásico de la lonchera llegó al Top 10 con una puntuación del 66% en la "escala de simpatía". Tenemos que imaginar que al otro 44% de los encuestados no les gusta la mantequilla de maní por una razón u otra; esta selección trae de vuelta grandes sentimientos de nostalgia.


50 estados 50 sándwiches

Foto por: Jennifer Silverberg y copyJennifer Silverberg 2012. Todos los derechos reservados.

Bottega Cafe, Birmingham, Alabama

El célebre chef Frank Stitt creó esta excelente envoltura de salchicha de cordero y nueces en honor a su esposa iraní.
2240 Highland Ave. S, Birmingham bottegarestaurant.com

Café 817, Anchorage, Alaska

Este café de 25 años es conocido por los muffins, pero lo mejor aquí es el enorme sándwich de salchicha de reno.
817 W.6th Ave., Anchorage 907-279-6836

Pane Bianco, Phoenix, Arizona

El chef Chris Bianco transformó su famosa pizza en este sándwich caprese con focaccia.
4404 N. Central Ave., Phoenix pizzeriabianco.com/#pane

Sándwiches serios de Jimmy, Little Rock, Arkansas

Este número de hongos y brotes ganó un concurso nacional en 1979 y sigue siendo un favorito local.
5116 W. Markham St., Little Rock jimmystogo.com

Bäco Mercat, Los Ángeles, California

De los sándwiches de tacos de pan plano plano de este exclusivo local (llamados bäcos), la versión de rabo de toro estofado es la mejor.
408 S. Main St., Los Ángeles bacomercat.com

Vert Kitchen, Denver, Colorado

La clave del pavo asado súper húmedo en este sándwich es una salmuera de dos días con sal, azúcar y vinagre de sidra de manzana.
704 S. Pearl St., Denver vertkitchen.com

Caseus, New Haven, Connecticut

Se trata de un serio queso a la plancha, elaborado con seis tipos (incluidos gruyère, comté y gouda) y pan extra espeso.
Caso de 93 Whitney Ave., New Havenusnewhaven.com

Sundevich, Washington, DC

Es como una hamburguesa del Medio Oriente: una empanada picante de ternera y cordero cubierta con tzatziki, tomate y hierbas.
1314 9th St. NW, Washington D.C. sundevich.com

Taberna de Sambo, Leipsic, Delaware

En esta pequeña ciudad (población 183), los pasteles de cangrejo están hechos de cangrejos azules sacados de la cercana bahía de Delaware.
283 Front St., Leipsic 302-674-9724

Frenchy's, Florida

Esta cadena cuenta con seis embarcaciones dedicadas a la pesca por sus especialidades, como el adorado bocadillo de mero.
múltiples ubicaciones frenchysonline.com

Cultivado en casa, Atlanta, Georgia

Esto es lo mejor del sur en un solo paquete: queso pimiento, tomates verdes fritos y tocino sobre tostadas texanas.
968 Memorial Dr. SE, Atlanta homegrownga.com

Cocina Kaka'ako, Honolulu, Hawái

Este no es su sándwich de atún habitual: es un jugoso filete de ahi con salsa teriyaki en un bollo de taro morado.
Ward Center, 1200 Ala Moana Blvd, Honolulu kakaakokitchen.com

Bar Gernika, Boise, Idaho

Este sándwich de cordero picante de inspiración vasca se siente como en casa en Boise, hogar de una gran población vasca.
202 S. Capitol Blvd., Boise bargernika.com

XOCO, Chicago, Illinois

El nombre significa “sándwich ahogado”: ​​esta deliciosa torta de cerdo (carnitas) viene en rodajas hacia abajo en caldo de tomate.
449 N. Clark St., Chicago rickbayless.com

Gnaw Mart, roer hueso, Indiana

Se trata de la mejor comida que puedes encontrar en una gasolinera: lomo de cerdo empanizado clásico en un bollo suave.
4947 E. State Rd., Roer hueso 812-988-8747

El Garden Cafe, Sioux City, Iowa

Es solo carne molida en un panecillo, pero los habitantes de Iowa juran por el favorito local. ¡No necesita nada más!
1322 Jackson St., Sioux City 712-252-2515

My Tho, Wichita, Kansas

Este sándwich vietnamita picante de cerdo a la parrilla se ha ganado fácilmente los corazones de los habitantes de Kansas amantes de la carne de res.
500 E. Central Ave., Wichita 316-262-5452

La caja de Cheddar, Louisville, Kentucky

Este lugar solo para el almuerzo sirve un favorito de Kentucky (pepino mezclado con queso crema) como base para un BLT increíble.
3909 Chenoweth Sq., Louisville thecheddarbox.com

Restaurante Casamento, Nueva Orleans, Luisiana

Las ostras fritas crujientes sobre pan blanco suave (no crujiente) hacen de este un perfecto alterna-po'boy.
4330 Magazine St., Nueva Orleans casamentosrestaurant.com

Grasa de pato, Portland, Maine

El chef Rob Evans presiona un delicioso confit de pato en este panini con un dulce de temporada como higo o arándano.
43 Middle St., Portland duckfat.com

Pioneer Pit Beef, Molino de Windsor, Maryland

"Pit beef" es la jerga de Baltimore para este clásico amado: carne de res cortada a fuego lento en un panecillo.
1600 N. Rolling Rd., Molino de Windsor

Estrella de China, Fall River, Massachusetts

Esta es la mejor de las sobras chinas (fideos y verduras en una salsa parecida a las ostras) en forma de sándwich.
101 President Ave., Fall River 508-672-5223

Barra de ralentización B Q, Detroit, Michigan

Curiosamente, el pollo es la estrella en este local de barbacoa. La carne ahumada se rocía con salsa de mostaza y se amontona.
2138 Michigan Ave., Detroit slowsbarbq.com

Tienda de quesos St. Paul, St. Paul, Minnesota

Esta tienda saca el máximo partido a su queso de primera calidad en sencillos bocadillos como este.
Varias ubicaciones stpaulcheeseshop.com

Snackbar, Oxford, Misisipi

Este sándwich no parece elegante, pero lo es: el relleno es de ostras y paté de hígado de trufa untado con una salsa de mantequilla.
721 N. Lamar Blvd., Oxford 662-236-6363

Salume Beddu, San Luis, Misuri

Esta pequeña salumeria combina motas italianas con limones en conserva en pan de elaboración local. Es un combo ganador.
3467 Hampton Ave., St. Louis salumebeddu.com

Buey asombroso, Montana

El copropietario Keith Clevenger mete jamón, pavo y rosbif en panes cilíndricos de marca registrada para hacer este sándwich súper popular.
múltiples ubicaciones, Montana staggeringox.com

Maggie, Lincoln, Nebraska

Incluso los amantes de la carne en Nebraska anhelan esta deliciosa envoltura de verduras, rellena con queso y salsa de mostaza.
311 N. Eighth St., Lincoln maggiesvegetarian.com

Pizzería Broadway, Las Vegas, Nevada

Solo huevos batidos y pimientos verdes, este es el sándwich perfecto para la mañana en Las Vegas.
840 South Rancho, Las Vegas 702-259-9002

Miller's, Littleton, Nueva Hampshire

El chef David Eyler crea una fusión de Nueva Inglaterra rellenando pan plano tandoori con tierno asado yanqui.
16 Mill St., Littleton millerscafeandbakery.com

Sub tienda de la Casa Blanca, Atlantic City, Nueva Jersey

Este es el clásico sub italiano en todo su esplendor: salami, jamón, capicola y provolone.
2301 Arctic Ave., Atlantic City 609-345-1564

Mucho, Santa Fe, Nuevo México

Este queso asado viene con características especiales: tocino crujiente y los preciados chiles verdes de Nuevo México.
Calle Llano 1711, Santa Fe muchosantafe.com

Parm, Nueva York, Nueva York

El clásico italoamericano se maneja con cuidado aquí: es perfecto parm de pollo en un suave rollo de sémola.
248 Mulberry St., Nueva York parmnyc.com

Lexington Barbecue, Lexington, Carolina del Norte

Obtenga este famoso sándwich con "afuera marrón": trozos masticables de sabrosa carne de cerdo carbonizada.
100 Smokehouse Lane, Lexington 336-249-9814

Hodo Lounge, Fargo, Dakota del Norte

De todos los excelentes sándwiches de lujo aquí, el rosbif con gruyère es el mejor.
en el Hotel Donaldson, 101 Broadway, Fargo hoteldonaldson.com

Barroco Grill, Lakewood, Ohio

Arepas, tortillas de maíz rellenas gruesas, han llegado a Ohio, y los lugareños se entusiasman con esta rellena de chorizo.
12906 Madison Ave., Lakewood barrocogrill.com

Jamil's Steakhouse, Ciudad de Oklahoma, Oklahoma

La mortadela de este restaurante de carnes es para adultos: se ahuma y se sirve en un bollo de pretzel.
4910 N. Lincoln Blvd., Ciudad de Oklahoma jamilssteakhouseokc.com

Sándwiches de literas, Portland, Oregón

Este cubano es un clásico, solo que más graso y mejor: en lugar de cerdo asado hay panceta de cerdo untada con melaza.
múltiples ubicaciones, Portland bunksandwiches.com

Primanti Bros., Pittsburgh, Pensilvania

Primanti Bros., abierto las 24 horas del día, sirve su sándwich kielbasa exagerado con papas fritas justo en el medio.
46 18th St., Pittsburgh primantibros.com

Móvil del perro de Hewtin, Providence, Rhode Island

Este pastel de carne tiene la textura del paté y, mejor aún, está envuelto en tocino.
Twitter para ubicación: @ChezPascal, Providence

Ted's Butcherblock, Charleston, Carolina del Sur

Cada mes, un tocino artesanal nuevo obtiene la máxima facturación en este sándwich sensato.
334 East Bay St., Charleston tedsbutcherblock.com

Teddy's Deli, Keystone, Dakota del Sur

Este deli sirve un sándwich americano favorito en un ambiente americano clásico: la sombra del monte Rushmore.
236 Winter St., Keystone teddysdeli.com

Sloco, Nashville, Tennessee

Esta sabrosa ensalada de pollo solo con carne oscura es hiperlocal: todos los ingredientes provienen de granjas y proveedores cercanos.
2905 12th Ave. S., Nashville slocolocal.com

Patina Green Home and Market, McKinney, Texas

Si tienes suerte, esto estará en el menú cuando vayas: está hecho con queso cheddar ahumado.
116 N. Tennessee St., McKinney patinagreenhomeandmarket.com

Black Widow Cafe, Salt Lake City, Utah

CERRADO: este es el pavo en su forma superior: carne asada y tocino de pavo con salsa a un lado.
837 E. 2100 S., Salt Lake City 801-466-1929

Cuatro esquinas de la tierra, Burlington, Vermont

Este pequeño lugar produce más de 40 sándwiches, pero el de alcachofas y queso feta es lo mejor.
310 Pine St. Burlington 802-657-3869

No. 9 Lounge, Alexandria, Virginia

Estos tres deslizadores de pollo frito vienen empapados en salsa de ojos rojos y se sirven en bizcochos esponjosos de camote.
2000 Mt. Vernon Ave., Alejandría eveningstarcafe.net

Pub de las sirenas, Port Townsend, Washington

Este lugar está justo en el agua, y el salmón salvaje de Alaska proviene directamente de los pescadores locales.
823 Water St., Port Townsend sirenspub.com

Cam's Ham, Huntington, Virginia Occidental

El noventa por ciento de los pedidos aquí son para este sándwich, amontonado con jamón dulce raspado y una salsa picante.
809 First St., Huntington 304-522-7012.


Los mejores restaurantes nuevos 2012

Casi tres décadas han pasado desde que Esquire publicó su primera lista anual de los mejores restaurantes nuevos del año. Las tendencias radicales en el mundo de los restaurantes han ido y venido, pero este año ha sido diferente a cualquier otro: en lugar de una tendencia, hay un montón de tendencias y no solo tendencias, sino también nuevas ideas, personalidades e ingredientes y tipos de cocina completamente novedosos. rebotando por cada ciudad que visitamos. Hemos organizado nuestra lista en consecuencia, mostrando cómo cada restaurante encaja en un fenómeno más amplio en el mundo de salir a comer. Así que empieza a comer. Es un país grande, emocionante y delicioso.

El optimista, Atlanta

Un lugar elevado y cordial, el Optimist tiene una barra de ostras con forma de tabla de surf, un programa de cócteles de primer nivel y mariscos cocinados con la experiencia de la vieja escuela sobre un fuego de leña. El termino Optimista se refiere a un tipo de bote de vela utilizado para enseñar a los niños, y es un antiguo apodo de un pescador que espera su próxima gran captura. Pero a juzgar por la cocina exuberante del chef Ford Fry, también podría ser una referencia a su visión del mundo.

Fry ya dirige el admirable restaurante sureño JCT. Kitchen & amp Bar, y es anfitrión del ruidoso Attack of the Killer Tomato Festival anual, por lo que todos sabían que su nuevo lugar sería un gran problema. Pero el Optimist es mucho más que un rotundo éxito local: es un tótem de la noche a la mañana de todo lo maravilloso de la comida estadounidense actual.

Comience con la grandiosidad del espacio y mdash su inspiración tomada de una foto antigua de una planta de mariscos en Savannah. El comedor principal, con un techo de madera blanca atado con varillas de acero y una pared de vino y licores detrás de una barra de acero encerado, tiene capacidad para 180 personas, con cabinas cubiertas con una tela dorada de traje de neopreno. Cada mesa es ocupada todas las noches por una multitud guapa y vestida de manera informal que bebe cócteles exclusivos y pide sopa espumosa de cangrejo con tostadas de camarones, pulpo español glaseado picante con sandía y cilantro, y pargo rojo asado en caldo de lima con ensalada de hierbas. de alguna manera rico y vigorizante a la vez. Si el marisco sabe mejor que éste, no puedo esperar para probarlo. En este momento, el Optimist es la comida estadounidense en su máxima expresión, y por eso es el Mejor Restaurante Nuevo del Año 2012 de Esquire.

Brooklyn & mdash, que, si todavía fuera su propia ciudad, sería la cuarta más grande del país, no inventó ladrillos expuestos, amargos caseros o entradas a precios moderados. Pero de alguna manera el municipio posee cierta estética. La buena noticia es que se ha extendido. Cuando decimos que estos cuatro restaurantes tienen un aire de Brooklyn, lo decimos como un cumplido.

Calle Gwynnett, Brooklyn

Solía ​​ser que tenías que pagarle a un chico para vigilar su automóvil frente a Peter Luger Steak House en Brooklyn. Pero en caso de que no se haya enterado, el alarde agresivo del distrito como la ciudad de altos alquileres más cool de Estados Unidos se ve impulsado en parte por una gran cantidad de restaurantes de vecindario donde puede tener una cita después del anochecer. Gwynnett St. es un destacado.

La gente tiende a buscar similitudes entre los restaurantes de Brooklyn y mdash, todos tienen fachadas anodinas y panceta de cerdo. Lo suficientemente justo. Pero es lo que distingue a cada uno de lo que vale la pena hablar, y lo que distingue a Gwynnett St. es el chef Justin Hilbert. El restaurante ofrece solo seis entrantes y seis platos principales. Platos como Brotes y hojas de guisantes, hechos con guisantes, rábanos, cuajada y suero, y una sopa de soja y pistacho brillante con ruibarbo y mantequilla revelan a un chef que sabe cuándo detenerse. Los vegetales de Hilbert son tan intensamente sabrosos como un maldito raro bavette bistec enriquecido con tuétano, cebolla y ajetes. El menú de degustación de ochenta y cinco dólares es una ganga.

Simplemente tome el tren L. Estarás bien. 312 Graham Avenue 347-889-7002 gwynnettst.com

Gusto, Los Ángeles

Víctor Casanova ha caído hacia arriba. Hace dos años, el muy elegante ristorante moderna Culina en el Four Seasons Beverly Hills, donde fue un célebre chef estrella, hizo esta lista. Ahora, en su propia pequeña trattoria en la muy poco elegante West Third Street, Casanova, nacido en el Bronx, de treinta y seis años, ha vuelto a sus raíces, con representaciones autorizadas de braciola de cerdo napolitana con un trapo oscuro como el vino y acelgas amargas. Él mete guisantes dulces, ricotta y menta en ravioles puros aderezados con nada más que mantequilla de limón, y unta hongos de haya fresca, rica besciamella, queso burrata de centrado suave, tocino ahumado y una pizca de tomillo en sus excelentes pizzas.

La habitación es pequeña, tres hileras acogedoras de mesas bien colocadas debajo de las paredes y colgadas con carteles de comida italiana. Las flores blancas florecen en un gran jarrón de terracota. Te recibe una anfitriona llamada Molly, que es tan bonita como afable, y Casanova estará entrando y saliendo de la cocina toda la noche para preguntarte si te gusta todo. No tendrá problemas para decírselo, excepto quizás para tartamudear, tratando de encontrar suficientes superlativos.

8432 West Third Street 323-782-1778 gusto-la.com

Gabriel Stulman, Perla, Nueva York

Gabriel Stulman está bebiendo un sazerac que contiene amargos hechos de Twizzlers. Es una bebida loca, inspirada en su hijo recién nacido. Es delicioso. Le acaban de preguntar cómo en seis años se las arregló para abrir seis de los restaurantes más populares de Nueva York, todos a pocas cuadras el uno del otro, cada uno el tipo de lugar del que nunca querrá irse. "Cuando entras", dice, "tengo la oportunidad de causar una buena impresión. Hay diez mil restaurantes en esta ciudad. Hay mil en West Village. Cuando hayas reunido el tiempo y el dinero para ir a uno, y entras en uno de los nuestros, lo que deberíamos decir es, 'Gracias por entrar por la puerta. Bienvenidos. Hay un poco de espera y mdash, ¿quieres un trago? No vayas a otro lugar. Gaste su dinero aquí y lo juro, recordará esta noche '. Así es como lo abordamos: ¡Recuerda esta noche!"Una forma de hacerlo sería golpear los cuatro puntos actuales de Stulman. Así: 6:00 p. M .: Joseph Leonard. Rillette de pato con pan asado. Manhattan. La gente de afuera reduce la velocidad medio paso, deseando tener tiempo. 7:10 PM: Jeffrey's Grocery. Ostras y clientes habituales. 8:25 PM: Fedora. Sándwich de pescado crujiente, montura de cordero, un vigorizante amaro Montenegro. Diversión. 9:45 PM: Perla. Espaguetis repletos de tomates y camarones. Caracoles empapados en salsa color borgoña cubierta con trozos salados de cuello de pato frito crujiente y mdash tan perfecto como un plato sabroso que un hombre podría conjurar. Y el chef de bistec Michael Toscano escalfa durante veinticuatro horas. Otra de esas bebidas Twizzler. Incluso después de eso, y los manhattans y el vagabundeo de toda la noche, recordarás esta noche.

Sbraga, Filadelfia

En un momento en que algunos chefs impulsados ​​por los medios cree que la incomodidad de sus clientes es una forma de "desafiarlos", Kevin Sbraga considera a su clientela como huéspedes que merecen un gran respeto por elegir cenar en su lugar. The room is high-ceilinged and sleek, but you're greeted with warmth. You are then served a four-course dinner you won't soon forget for the remarkable price of forty-nine dollars, which could easily buy you less food at a mediocre restaurant in New York or Dallas or Miami. How does Sbraga do it? Hacia atrás. "Everywhere else I've worked, they decided on what they wanted to serve, then set the price," he says. "Here we decided on the price first, then figured out what we could offer without sacrificing creativity or quality." That last phrase &mdash "without sacrificing creativity or quality" &mdash is the important part, and it's why you need a chef of Sbraga's ability if you want to pull off the reverse equation he is solving so thrillingly.

440 South Broad Street 215-735-1913 sbraga.com

State Bird Provisions, San Francisco

First, the name: As owners Stuart Brioza and Nicole Krasinski, his wife and the pastry chef, tell it, their place is proudly named after California's state bird, the mighty. quail. The fowl shows up fried in a buttermilk-and-cayenne batter with a sweet-and-sour jam, one of dozens of items they offer to complement a wholly new, global approach to dim-sum-style eating. Although they apparently had a designer, the couple seems to have spared every expense in the decor, which is basically a big brown wall of Peg-Board on concrete. No importa. The place is friendly, full of vitality, and everyone sits and waits to see what the next rolling dim-sum cart will carry. It is very hard to go wrong with anything from those carts. Unlike San Francisco's Chinatown, where servers just wheel past you and toss the plates on your table, amiable waiters at State Bird describe everything, and you may feel free to pass up what doesn't appeal to you, which, I guarantee, will not be much.

The NoMad, New York

El NoMad is a restaurant of its time: a multistarred chef (in this case Daniel Humm) serving food that's less exacting and more comforting than what he's known for (in this case Eleven Madison Park, where the menu is sixteen courses and $195) in a room that feels like a country home. The dish that encompasses the moment best is a roast chicken that will make you rethink what roast chicken should be. Humm's workmanlike description of his magic: "We procure our chickens from Amish farms in Pennsylvania, with the head, feet, and innards intact. A cook delicately separates the skin from the meat and pipes in a mixture of brioche, butter, black truffle, and foie gras. The cavity is salted and filled with garlic, lemon, and herbs, then the bird is trussed and cooked in our hearth oven at 400 degrees and continuously basted with butter to give it a rich luster and color. When the breast is finished after about forty-five minutes, the legs are carved off and the dark meat is removed, then fricasseed with butter, shallots, and morels. A brown-butter sabayon is added. The breasts are carved and plated along with a seasonal accompaniment, like corn succotash and a black-truffle-chanterelle puree."

There has been much hullabaloo recently about diners' alleged distaste for the kind of meal that's eaten in a soaring, stylish, grown-up room with a maître d' and maybe a little neon. You know &mdash fun. Turns out that meal is still very much in demand.

Campo, Reno, Nevada

At few places is the evolution of Italian food in America more apparent than at Campo. Chef-owner Mark Estee and chef Arturo Moscoso have absorbed and translated all the lessons of both Italian-American and regional cucina italiana with a personal commitment to making everything in-house, from the pizzas, all charred and bubbly, to the fresh and aged salumi. They're doing whole-hog cooking &mdash two whole hogs a week, in fact, from which come sausages, salamis, forcemeats, headcheese, pâtés, terrines, and all manner of charcuterie.

Though Reno is hardly a crucible of modern Italian food, Estee believed the locals and visitors were ready for Campo. "The simple pizza-pasta formula is well proven here, but what I saw in Reno was that Whole Foods was always packed, and when I did cooking demos there, it was wall-to-wall people," he says. "I thought it was time to get away from the red sauce and do a more rustic style. I've been blown away by the reception. We sell a ton of off-the-beaten-path dishes, although the headcheese isn't moving too well." Baby steps. It'll get there. 50 North Sierra Street 775-737-9555 camporeno.com

AQ, San Francisco

AQ is magnificent proof of several things about contemporary dining in America: First, location isn't everything, since this stretch of the Mission is none too snazzy second, by using the more sensible ideas of molecular cuisine, modernism, and locavorism, a great chef like Mark Liberman can turn out tantalizing, ever-changing ideas without having only enough time and space to serve fifteen people per night and third, a big, gregarious, well-lit, comfortable room &mdash whose decor changes every season &mdash is more exciting than a minimalist cell where, as the pretentious, droning cliché goes, "the excitement is all on our plates." At AQ, the excitement is all over the place.

AQ stands for "As Quoted," a phrase once used on old menus to describe seasonal or market specialties that drove the cooking of the day. When I dined there in summer, radiant presentations were buoyed by both delicate and bold flavors in dishes like wild salmon with corn, lime, romano beans, and roasted lobster juices a surprisingly hearty stew of green tomatoes, okra, French lentils, and yogurt and meltingly tender honeycomb tripe with plums, charred lemon, and ginger. Every one of these combinations is dazzlingly new, yet each makes the kind of perfect sense that might cause a visiting chef to ask himself, Why the hell didn't I think of that?

1085 Mission Street 415-341-9000 aq-sf.com

Underbelly, Houston

Chef-owner Chris Shepherd calls what he's doing at Underbelly the "story of Houston food." It is not a story about beef barbecue and messy Tex-Mex. Shepherd, who has an in-house butcher's shop where he breaks down the carcasses of goats, lamb, and steers from his own herds, will talk your ear off about the contributions the Vietnamese and Koreans have made to the city's food culture and will remind you that Houston is the second-largest port city in the South, hauling in all that is good in the Gulf.

"It's not just about remarkable food," says Shepherd of his restaurant, with justifiable pride. "We're serving the food of locals who live in neighborhoods most people never see." To that end, Shepherd is a locavorus extremis, so you won't find Maine lobster or Chinook salmon on the menu. What you will find are dishes made from the least possible number of perfect ingredients. Nowhere have I had juicier, sweeter heirloom tomatoes, and they're served with rich house-made ricotta and robust slices of earthy wild-boar salami. Moist pulled chicken comes with crunchy cabbage and a shot of pungent Vietnamese nuac mam salsa. And his peaches-and-cream fried pie may be the best American dessert I've ever gobbled up.

For his expansive vision and a local pride that shows in every morsel Shepherd sends out, Underbelly is as important as it is delicious.

Used to be that most chefs thought they had to cook in a city teeming with foodies, expense accounts, and publicists. Now some of them &mdash including the man below &mdash are proving that not everyone who likes great food lives in a metropolis.

Elm, New Canaan, Connecticut

The train from Grand Central Station to Bedford Hills, New York, takes fifty-five minutes. That's how you get to the last place Brian Lewis cooked, the Bedford Post Inn, an honoree on this list three years ago, where he served people looking for a break from the city but not necessarily from its caliber of dining. This year, Lewis cemented his status as one of the best chefs not working in a major city, or any city, taking his talents to New Canaan, Connecticut, sixty-seven minutes from Manhattan by train, cooking for people who work in the city but want to eat well where they live.

And they are eating very well. Elm sits on the town's main shopping drag, among stores where you can buy jewelry and expensive children's clothing. The dining room nails that difficult combination of sleek and comfortable &mdash all glass and latte-colored leather. Lewis is at the top of his game, invigorating black bass with chorizo and eggplant aioli, and swathing sweet griddled langoustines with earthy garlic soup, uni butter, and lardo. Born in Somers, New York, a Manhattan suburb, he's thought about opening a splashy restaurant in the city, sixty-seven minutes away. But, he says, "I decided that the stage is where you make it &mdash you know, wherever you go, there you are. I'd become involved with a terrific network of talented chefs, passionate farmers, and artisan craftsmen, all that any urban hot spot would need, only it was right here in my backyard. So we just put our heads down and cook from our hearts."

Some of America's richest culinary traditions originated in the South. Unfortunately, so did Paula Deen. A bumper crop of stellar restaurants, including these three, reminds us that it remains a region of serious cooking and timeless hospitality.

Carter's Kitchen, Mount Pleasant, South Carolina

A lot of people in the food world are talking about how southern food has been "elevated" or "refined" lately, as if southern cooks never knew the difference between treasured tradition and culinary evolution. Nada mas lejos de la verdad. Fueled by a resurgence of interest in farming methods that have been practiced in the southern states for centuries, chefs like Robert Carter are at the forefront of a proliferation &mdash not transformation &mdash of great southern cooking. At Carter's, the napkins are gingham, flowers spring from copper kettles, and hospitality rises from the floor. He understands the slow, steady progression of southern cooking and never bucks the sacrosanct. So you nibble on crispy okra chips with a tomato-aioli dip, or fried chicken gizzards with brandy ketchup. Tuck into a hearty duck-and-pork boudin and fried onions lashed with hot Creole mustard. Or that old fish-camp staple &mdash fried flounder and shrimp &mdash which Carter cooks to flaky succulence, and then slaps down tangy cheddar grits and puffy corn fritters. Bienvenidos.

Southern Steak and Oyster, Nashville

In the twenty-eight years of Esquire's Best New Restaurants, only a handful of steakhouses have made the cut, largely because even the best tend to keep to a straitjacket menu and a stereotyped machismo look. The Southern Steak & Oyster, however, puts forth a wide-open bonhomie that's as appealing to women as it is to men. (There was even a softball game on the bar TV one night.) For lunch, try the gumbo, the benne-crusted shrimp with peach-and-sour sauce, or the Caribbean-spiced Dominican pork. At dinner, you podría even skip the steaks and chops and feast on crispy fried chicken or a mess of fish and sweet-potato grits with hot tasso-ham vinaigrette. But you really no want to skip the beef. You want to order the Nudie Suit &mdash named after the flamboyant rhinestone-studded designer outfits favored by country singers like Buck Owens and Marty Robbins. This steak is "tailored to your appetite," which means you go up to the counter, the chef sets his knife anywhere you like on a huge slab of well-marbled beef, cuts it, and then cooks the thing exactly the way you want it. The Southern Steak & Oyster has figured out how to do what many less creative venues couldn't: make an old, well-proven concept even better and a lot more fun.

The Macintosh, Charleston, South Carolina

Charleston is teeming with exciting chefs &mdash like Mike Lata at Fig, Frank Lee at Slightly North of Broad, Robert Stehling of Hominy Grill, and Sean Brock of Husk &mdash who have made their historic city a culinary destination. Jeremiah Bacon (great name for a chef, it must be said) adds mightily to the city's bragging rights. Upstairs at the Macintosh, there's a loud lounge scene, but downstairs there's a long black-brick dining room where Charlestonians and tourists alike flock to see why Bacon is one of the most-talked-about chefs in the South right now. In his methodology, Bacon focuses on one main ingredient on the plate, then gives it a benediction of beautiful, intensely reduced sauce and accompaniments &mdash ricotta gnudi cuddled with nubbins of stone-crab meat and tomatoes is a shining example. In the way rich, salty pork belly absorbs hot-and-sour soup shot through with kimchi, shiitakes, and bok choy, you see and taste his skill.

Chef Roberto Donna, Al Dente, Washington D.C

Roberto Donna came to the U. S. from northern Italy when he was nineteen &mdash his accent is still rich with Piemontese vowels &mdash and in 1984 his deluxe ristorante Galileo was the epicenter of Washington's power-lunch scene. But over the years, despite being one of America's greatest chefs, he had a habit of leaving restaurants before the paint dried. Now he's back, at a colorful trattoria off Embassy Row, and he's cooking his pants off, serving dishes so deceptively simple they seem like sleight of hand. How does he coax such enormous flavor from roasted porcini mushrooms in a foil pouch? It's in the details. Here, in an exclusive, is his recipe for a classic.

3201 New Mexico Avenue NW 202-244-2223 aldentedc.com

Americans are up for anything these days &mdash maybe because we've seen every imaginable ingredient devoured on TV. So chefs like these four are serving food that makes no compromises.

Barrio Queen, Scottsdale, Arizona

Silvana Salcido Esparza is finally happy. After running several popular Mexican cafés in Scottsdale, making endless trips south of the border for ingredients, and trying to wean gringos off enchilada platters, she's doing what she was apparently born for &mdash translating her formidable pasión and knowledge into a reality.

"Whenever I go to Mexico, I make it a point to do two things: visit the main church or capilla, and find the town's mercado," she says. "I would extend my stays in remote towns so I could wait for the mercado ambulante &mdash the traveling market, where I find the heartbeat of Mexico. I can only hope to honor that tradition at Barrio Queen." Every inch of it is an expression of Esparza's cultural roots, including the Día de los Muertos skeletons. I could see Tarantino blocking out his next movie here without touching a thing. Everything people love about true Mexican food is intensified by Esparza, from the cochinita pibil tacos brimming with juicy spiced pork to the barrio chicken with piñon cream. You won't find better chiles en nogada outside of Mexico City, here done with apricots, pecans, and pomegranate seeds in a velvety almond cream. Esparza's food is exactly what it says in street lingo on Barrio Queen's T-shirts &mdash A TODA MADRE &mdash "totally awesome."


Ver el vídeo: Best Sandwich In Every State. 50 State Favorites (Mayo 2022).